FRANCIA EN DIEZ PUEBLOS COLGANTES (Y APTOS PARA VIAJEROS CON VÉRTIGO)

Hay pueblos enormemente atractivos por su fisonomía. Y hay otros que a su belleza suman una ubicación excepcional. Al hablar de pueblos colgados o encaramados en la montaña, Francia, sin ser el único destino, sí toma la delantera. Desde antiguo, abadías, castillos y fortalezas se construyeron en territorio galo entre los riscos, buscando situarse en puntos elevados, recónditos y poco accesibles, garantizando así su defensa y protección. A partir de la Edad Media, en multitud de enclaves fueron creciendo aldeas alrededor de aquellas construcciones, y así nacieron las bastides, poblaciones fortificadas, y sus villages perchées. Visitar hoy los que mejor se han conservado da una idea de la beligerante época medieval en la que fueron construidos la mayoría e invita a viajar en el tiempo y a descubrir pueblos inolvidables. Por añadidura, muchos de ellos forman parte de la asociación de Los Pueblos más Bellos de Francia, creada en 1982 para promover el turismo en pequeños municipios rurales.

Понравилась статья? Поделиться с друзьями: